Existen al menos dos artistas con el nombre La Trampa:

1) La Trampa fue un grupo español de pop-rock formado en Madrid a finales de los años 80 y activo hasta la mitad de la década siguiente. Publicaron los discos "La Trampa" (1989), "Volver a casa" (1990), "Bailando Rock & Roll" (1992) y "La calle de los sueños rotos" (1994). En el año 2001 se editó el recopilatorio "Corazón de Rock & Roll". Las influencias musicales de La Trampa son principalmente el AOR norteamericano de artistas como Bryan Adams o Richard Marx; además de grupos masivos como The Police o Dire Straits. Sus mayores éxitos fueron temas como "Acércate y bésame", "Volver a casa", "Te echo de menos" (versión de "Missing You" de John Waite), "Lo que me gusta de ti" o "Al lado de ti". Pablo Perea, cantante y principal compositor de las canciones de La Trampa, ha continuado su carrera en solitario.

2) La Trampa se ha convertido en una de las principales bandas del rock uruguayo de los últimos tiempos. Éste no fue un proceso que se dio de la noche a la mañana: es el resultado de largos años de mucho trabajo en los que han peleado, con honestidad, por un lugar que merecidamente se ganaron.

El caldo de cultivo, que le permitió ver la luz, hace ya casi quince años, fueron las conversaciones entre Garo Arakelián y Sergio Schellemberg en las horas puente de la Facultad de Arquitectura, durante el invierno de 1990.

Inicialmente, la banda estaba totalmente integrada por estudiantes de aquella institución. Además de Garo, encargado de la guitarra, y Sergio, de los teclados; estaban Martín Rosas en voz, Nicolás Rodríguez en batería y Gabriel Francia, quien se ocupaba del bajo. Algunos de ellos ya se conocían de antes: Garo, Nicolás y Gabriel, habían cursado juntos el último año de liceo en 1985.

Luego de un año de trabajo (con Garo y Sergio componiendo y toda la banda ensayando) La Trampa realizó su primera actuación el 3 de mayo de 1991, cuando se presentó en el teatro “El Tinglado” junto a Cadáveres Ilustres . Aquel recital duró aproximadamente una hora. La Trampa fue el primer grupo en tocar y, entre otras canciones, interpretaron Vals, Arma de doble filo y Madre de flores . Aunque ya manejaban entre ellos el nombre que llevarían, ésta es la fecha que se recuerda como el inicio de La Trampa, que, en aquel entonces, tenía como manager a Aldo Silva.

Una de las metas que La Trampa se ha marcado desde el inicio, es la de lograr una identidad uruguaya en lo que hace: “Nosotros nos habíamos planteado tener un sonido que fuera súper-reconocible, bien uruguayo, que tuviera una cuota de música ciudadana, con elementos folclóricos… El sonido era algo fundamental. Y por otro lado unos textos que generaran como una cosmogonía “nuestra”, no recurrir al mundo gótico londinense u otros referentes. Un mundo “nuestro”, con su cuota de fantasía y su cuota aprendida de las vivencias. Ésa era básicamente la intención”, comentaba hace no mucho tiempo, Garo. Agregaba luego que “Desde el comienzo, La Trampa lo que quiso fue no eludir el referente de ser uruguayos (…) y asumirlo con valor y sin vergüenza(…), como una cosa que es sobrada para generar un buen producto artístico. O sea, el individuo, o el grupo de individuos en una relación con un entorno o con su tierra, son suficientes para generar un buen producto artístico, más allá de las referencias universales que sería una tontería negarlas.
Ése fue el comienzo de la banda. El mirar hacia adentro en lo estilístico, tanto en música como en letra, y reverenciarlo a un individuo criollo”

Otra de las cosas que hay que tener en cuenta a la hora de intentar definir a La Trampa, la explicaba también Garo, de la siguiente manera: “Nosotros hemos tenido siempre la certeza de que lo que tenemos es una banda de rock. Y hemos tratado como de superar dos interpretaciones que siempre nos han bombardeado: por un lado la de los propios roqueros, con una formación y un contenido ortogonal y por otro lado los legendarios contrincantes del rock, poniéndolo en un lugar único, derivado del imperio, etc., con un discurso en cierta medida (hoy en día) anquilosado, vetusto. Y nosotros lo que nos hemos propuesto es simplemente tocar los instrumentos que sabemos tocar y hacer la música que sabemos tocar, y teniendo la certeza de que realmente somos recontra uruguayos (…) y hemos transitado algunos estilos que se tocan de costado con el rock, pero que logran una fusión en el lenguaje”.

En agosto de 1991, grabaron un demo para difusión registrado en los estudios de La Batuta . El mismo incluía cuatro canciones: "Arma de doble filo" (una versión roquera del tema del compositor Gastón Ciarlo, “Dino”), "Vals" (que incluirían en su segundo disco), "Besos y silencios", (que luego formaría parte del TOCA Y OBLIGA) y "Madre de flores" (una canción que nunca llegó a ser editada). De este modo, comenzaron a emitirse en las radios locales, algunos de los temas que venían ensayando, en una época poco interesada por un rock que había perdido la convocatoria alcanzada en la movida de los ochenta. Incluso llegaron a ser pasados por la MTV con el videoclip que habían hecho de "Vals".

Al poco tiempo, Nicolás Rodríguez abandonó la banda, ingresando en su lugar el “Chino”, Daniel González, quien se hizo cargo, en los años siguientes, de la batería de La Trampa.

En 1992 la banda se comenzó a vincular con el cantautor uruguayo Eduardo Darnauchans. Este acercamiento confluyó en una presentación de ambos en la Sala Verdi de Montevideo, aunque no fue la única vez que La Trampa actuó con el “Darno”.

1993 trajo nuevos cambios en la integración. Martín Rosas dejó el grupo e ingresó en su lugar Alejandro Spuntone, actual cantante de La Trampa.

A los pocos ensayos de Alejandro, Gabriel Francia anunció que se iba del conjunto. Era necesario conseguir un sustituto. Fue así que Sergio Schellemberg se comunicó con Carlos Ráfols, ex bajista de ADN, para que ocupara el puesto vacante. Schellemberg ya lo había invitado a participar cuando surgió el proyecto, pero aquél no se había sentido seducido por la propuesta. En esta segunda instancia, y con una mayor insistencia del tecladista, Ráfols se integró a la banda.
La nueva formación de La Trampa realizó su primera presentación en el interior de la Facultad de Arquitectura, el viernes 14 de mayo de 1993, junto a El Cuarteto de Nos.

En mayo del 94, luego de tres años de conciertos y trabajo grupal, la banda se instaló en las salas de Estudio Records para registrar su primera producción discográfica: TOCA Y OBLIGA. El disco fue editado en enero de 1995, a través del sello Orfeo. Tras vender más de mil placas, el material se agotó. Esto hizo que, durante buen tiempo, fuera muy difícil conseguirlo. Afortunadamente, hace no mucho, fue reeditado por Bizarro Records, en conjunto con EMI Music, empresa internacional que posee los derechos del catálogo Orfeo.

Durante ese año, TOCA Y OBLIGA recibió excelentes críticas en diversas publicaciones y principalmente en las radios, donde comenzaron a difundirse con algo más de insistencia. La canción "Dulces tormentos" , además, fue incluida en el disco LO MEJOR DEL ROCK URUGUAYO, editado por el sello Monitor, junto a las principales bandas del medio.

También en el 95, el “Chino” González se alejó de la banda. En su lugar estuvo, algo más de un año, el “Pichu”, Javier Villanustre, cuyo debut en La Trampa fue el 1º de junio en “La noche”.

Con él, llegaron a grabar, en 1996, el tema En la noche , incluido en el CD EXTRAÑAS VISIONES, un supuesto homenaje a Los Estómagos . De esta canción, realizaron el videoclip, producido por la propia banda.

En invierno, dejaron de lado las presentaciones en vivo, para dedicarle tiempo a la parte creativa, definiendo lo que serían las nuevas canciones de la banda, imprimiendo nuevos matices en su música y enfocando otras temáticas en sus textos, con respecto a lo que había sido su anterior experiencia.

En diciembre empezarían a grabar CALAVERAS, su segundo disco. Estaba todo listo, pero faltaba un pequeñísimo detalle, casi imperceptible: no tenían baterista. Hacía algún tiempo el “Pichu” Villanustre también había decidido colgar los palillos y La Trampa se encontraba de cara a la grabación de un nuevo CD sin nadie que se encargara de la parte rítmica. En aquel entonces, estaban ensayando en Elepé , la sala de Álvaro Pintos, el baterista de El Cuarteto de Nos y el primero que tuvo La Tabaré Riverock Banda. Casi como un favor, le pidieron que en una semana se aprendiera los temas para grabarlos, y así, la formación de la banda se mantuvo, por varios años, constituida por: Garo Arakelián en guitarra, Sergio Schellemberg en teclados, Alejandro Spuntone en voz, Carlos Ráfols en bajo y Álvaro Pintos en batería.

Sobre el trabajo para CALAVERAS, Garo decía: “Nosotros estábamos convencidos de que era el camino que queríamos, que no podíamos depender más de una banda que sonara de una determinada manera en un disco y que eso fuera imposible de reproducir después en un recital, en vivo. Por ejemplo, la presencia de un bandoneón acá en Uruguay era una cosa inconcebible y ese fue uno de los factores determinantes para que nosotros no tuviéramos autonomía”.

En octubre, el grupo editó CALAVERAS (en coproducción con el sello Ayuí ), disco que agotó su primera edición en tan sólo un mes. La presentación del mismo se realizó el 18 de octubre en “La Factoría”, el lugar cerrado más importante de Montevideo hasta hace no mucho tiempo. La sala colmada de público confirmó la creciente convocatoria que la banda seguía obteniendo.

”En CALAVERAS el acompañamiento dejó de estar a cargo del bandoneón. En esta ocasión, las canciones más ligadas al acervo folclórico (como "Yo sé quién soy" y "Las cruces del corazón" ) contaban con el soporte que les brindaba el bombo legüero, acompañando a la batería. De todos modos las influencias del tango y la milonga, se mantuvieron en el estilo de la banda en composiciones como "Los Patios del Alma" y "Los días de Milagro" . Pero fue Mar de Fondo el tema con mayor difusión y aceptación espontánea por la prensa y público.

Carlos Ráfols marca otra de las diferencias existentes entre los dos trabajos: “De pique es un disco que está hecho con los arreglos que nosotros hicimos. En el caso del TOCA Y OBLIGA, cuando entramos Ale y yo, por más que podían haber variado algunas cosas, los temas estaban arreglados y compuestos para los tipos que estaban tocando antes. Nosotros entramos, aprendimos los temas y chau. En el CALAVERAS, no. En realidad es el primer disco en que nosotros tuvimos participación activa en el proceso de creación ”.

CALAVERAS fue elegido por la audiencia de X FM, y por la mayoría del staff de la radio, como el mejor disco nacional de 1997 (año en el que se editaron, entre otros, los discos SANGRANDO de Chopper y YOGANARQUÍA de La Tabaré Riverock Banda). De esta manera La Trampa seguía creciendo, ganándose su lugar…

El 13 de diciembre, cerró las actuaciones del año en el lago del Parque Rodó, junto a Traidores, La Tabaré, Pólvora en Chimangos, Hereford y Plátano Macho en lo que fue la Comunafiesta , en apoyo a la radio comunitaria Babilonia FM.

En 1999 se dedicaron a la composición y grabación de su tercer disco: RESURRECCIÓN. El mismo fue registrado en los estudios "Del abasto al pasto" de Buenos Aires y se editó a través del sello Koala Records . “Fue un disco muy raro, lo grabamos en Buenos Aires. Fue toda una experiencia también para nosotros irnos quince días a instalarnos en un estudio. Tuvimos un proceso de producción complicado, apurado (…). Igual fue una experiencia increíble y es un disco que yo creo que también marca un poco el pasaje de CALAVERAS a CAÍDA LIBRE”. A esto, Álvaro Pintos agregaba que “fue un disco muy ensayado porque había que viajar a Buenos Aires y teníamos determinada cantidad de horas (…) no podíamos tener errores allá. Yo pienso que fue el disco más ensayado de la historia de La Trampa , y con temas más largos… era complicado”. Justamente sobre la extensión de las canciones, Alejandro acotaba: “ nos gustaban mucho arreglos y en lugar de seleccionar alguno los fuimos metiendo todos. Es uno de los discos que está mejor arreglado, creo (…). Lo que pasa es que después te generaba el hecho de que de repente no se difundían mucho porque eran temas largos. Pero es un muy buen disco; yo lo escucho hoy por hoy, y es un disco que me encanta”.

En RESURRECCIÓN, La Trampa, toma un sonido más fuerte, abocándose a tramas vinculadas al ser humano y a este mundo en el cual le ha tocado vivir.

El 2000 fue muy movido para La Trampa en cuanto a toques: se presentó durante todo el año en diversos puntos del país y participó dos festivales en el “Teatro de Verano”: uno en marzo junto a No te va gustar, Sórdromo y La Renga, y en el Octubre Rock , con Amables donantes, Porreta y Attaque 77.

Otro hecho de ese año fue la partida de uno de los fundadores de La Trampa. Sergio Schellemberg, el 20 de agosto (justo un año antes de la salida del nuevo disco), abandonó la banda.
Con este último cambio, La Trampa dejó de lado uno de los instrumentos que la acompañaba desde su nacimiento. Los teclados, entonces, debieron ser sustituidos por un trabajo más marcado en los coros de los temas.

Así, con una nueva estrategia de trabajo, La Trampa empezó a preparar nuevo material para su siguiente disco: CAÍDA LIBRE, editado en el 2002, nuevamente por Koala Records.
En este nuevo trabajo, La Trampa presentó once canciones de autoría propia y una versión del tema Muere con la sonrisa , de Eduardo Nieves (integrante del legendario grupo de canto popular de los ochenta, Pareceres). Todos los temas, están unidos por un eje conceptual, explicado por el propio compositor: “ El disco tiene un hilo conductor en lo temático, del que se desprende de una forma más libre los temas que pasan por el individuo como protagonista, como responsable de generar un cambio, responsable de tener una libertad que no es la libertad que se decreta sino la libertad que uno tiene.. Filosofía primaria que no vale la pena ni hablar… y la certeza de que más allá de cantidad de cosas de las que nos van privando, algunas materiales y otras intelectuales, como que es una sociedad que más que nada va privando de cosas al individuo, el cual pasa a ser un medio y no un fin de la sociedad. Más allá de las elecciones, la sociedad no está armada para que el individuo sea favorecido física, intelectual y ‘etcéteramente'.

CAÍDA LIBRE muestra a una banda mucho más compacta. Este buen momento se ve potenciado, además, por la creciente aceptación que el rock nacional consigue en una sociedad cada vez más ávida de reconocerse en los artistas de este género. La Trampa, al igual que otros conjuntos, comienza a tener difusión en medios donde antes hubiera sido inconcebible escucharla.

.

Durante la segunda mitad del año, volvieron a presentarse en diferentes puntos del país. En la capital, se pueden destacar las actuaciones realizadas en “La Factoría”, en el “Teatro de Verano” (donde tocaron junto a Hereford, Traidores y Las Pelotas de Argentina en el festejo de los 12 años de La Factoría ), y la presentación en la Sala Zitarrosa , en el ciclo de la X en vivo.
El grupo quiso grabar un disco en vivo.Para ello realizaron dos espectáculos, a sala llena, en el teatro de “Talleres Don Bosco”, los días 12 y 13 de setiembre de 2003. En aquellas ocasiones contaron con dos invitados especiales: Mónica Navarro (vocalista de La Tabaré) que los acompañó en "El oro y la maldad" , y Alejandro Ferradás (solista y guitarrista de Eduardo Darnauchans) que participó en las versiones acústicas de "Por verte feliz" y "Dulces tomentos". Además presentaron dos canciones que, hasta ese momento, no formaban parte del repertorio tramposo: "De nosotros dos" de Eduardo Mateo, y "De despedida" del “Darno”. De los veintiséis temas interpretados, dieciocho fueron los que entraron en el disco que llevó el mismo nombre del espectáculo: FRENTE A FRENTE. El material salió a la venta a fines de diciembre, editado por Koala Records .

Debido a una gira que realizó en esas fechas El Cuarteto de Nos por los Estados Unidos de Norteamérica, Álvaro Pintos tuvo que ser sustituido, durante un mes, por Irvin Carballo (ex baterista, entre otros, de Buitres, Cursi y Psimio). Fue él quien estuvo presente en el festival cervecero-rocanrrolero y cerró su suplencia en otro punto a destacar de ese año: la participación de la banda en la Teletón (el 4 de diciembre), una jornada solidaria destinada a recaudar fondos para la construcción del Centro de rehabilitación pediátrica de dicha fundación, que busca asistir a todos los niños del país que lo necesiten. En los estudios de Canal 10, presentaron las versiones acústicas de Los sueños y Yo sé quién soy.

Su sexto CD: LABERINTO.
LABERINTO es un disco muy particular en el que aparece una gama variada de ritmos que van desde las bases de la música folclórica uruguaya y argentina, como la zamba, la décima o la chacarera, hasta productos más lejanos, como la música armenia e incluso elementos tomados del blues o del jazz, influencias quizás no tan notorias en los materiales anteriores del grupo, todo esto acompañado en la intención de los textos:

En este disco, La Trampa contó con la producción artística del músico Fernando Cabrera: “ fue clave para encauzar tal diversidad en un disco que tiene un sonido característico y que no dudamos que llevará a quien lo escuche por un laberinto irremediablemente. Desde ya, a los ortodoxos, a los ortogonales, a los que en todo ven una traición… arrópense de valentía y coraje para transitar el laberinto, porque ahí adentro de nada sirven las cáscaras”.

En esta ocasión, hay 12 canciones nuevas. De éstas, 11 son compuestas en letra y música por Garo Arakelian. A ellas se le suma un soneto musicalizado por Garo: “El poeta dice la verdad”, un texto del poeta, dramaturgo y actor andaluz Federico García Lorca, perteneciente a la generación del 27 que fue asesinado por los Nacionalistas en la Guerra Civil española en 1936 (este poema pertenece al libro SONETOS DEL AMOR OSCURO publicado póstumamente en 1986).

La Trampa busca la complicidad de sus seguidores. Y la consigue.

MuchoConcierto.es - Rock

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Al continuar en nuestra web aceptas nuestra política de cookies.